Central Córdoba bailó a San Lorenzo y logró una histórica goleada

0
0

El Ferro dominó al Ciclón, se impuso por 4-1 en el Nuevo Gasómetro y salió de la zona de descenso de la Superliga.

Central Cordoba dio cátedra ante San Lorenzo de Almagro y le ganó por 4-1 en el estadio Nuevo Gasómetro, por la novena fecha de la Superliga Argentina de Fútbol.

La derrota privó a San Lorenzo, de poco menos que discreta actuación, de superar al menos transitoriamente en lo más alto de las posiciones a Boca y Argentinos Juniors, los dos líderes que tiene el torneo.

De principio a fin fue superior el conjunto santiagueño, porque logró ser vertical y explotar los espacios que el local le otorgó para llegar con peligro hasta el arco de Nicolás Navarro.

Cuando San Lorenzo ya jugaba con un hombre menos por la expulsión de Ferrari a los 21, y después de tres ocasiones desperdiciadas por Gervasio Núñez, Central Córdoba le puso justicia al resultado con una corrida al vació de Jonathan Herrera y una definición efectiva del delantero, cara a cara con el arquero azulgrana.

 

El equipo de Juan Antonio Pizzi apenas insinuó con algunas intervenciones de los hermanos paraguayos Óscar y Ángel Romero (el primero de ellos salió después de la expusión de Ferrari para permitir el ingreso de Gonzalo Rodríguez).

Sin embargo, nunca comprometió el cero en el arco del Ferro, al menos en el primer capítulo. En el segundo, San Lorenzo salió con una postura distinta y se acercó más al arco rival, aunque en defensa siguió mostrando las mismas grietas.

Central parecía tener todo controlado. De hecho, desperdició varias chances de liquidar el juego. Y el local aprovechó la vida extra que le dio su rival.

Fue Bruno Pittón, el defensor goleador azulgrana, el que empató el juego, ejecutando a Diego Rodríguez con un zurdazo que le aplicó a un balón que quedó muerto en el área.

 

Pero el Ferroviario recuperó rápidamente la ventaja, en el mejor pasaje del partido de San Lorenzo. Fue con un contragolpe que resolvió de manera espectacular Lisandro Alzugaray, picando la pelota ante Navarro.

El golpe de gracia llegó a los 41, con una gran jugada colectiva que Marcelo Meli terminó con un gran derechazo. Golazo.

El clima se enrareció en el Nuevo Gasómetro, y si le faltaba nafta al principio de incendio, Alzugaray marcó el cuarto, y selló su doblete, con otra muy buena definición sobre Navarro.

Pittón pudo haber descontado sobre el final, pero su remate dio en los dos postes del arco de Rodríguez.

El pitazo final decretó la histórica goleada de Central Córdoba ante el Ciclón, que le permite festejar por segunda vez consecutiva y salir de la zona de descenso.

Comentários no Facebook