Estudiantes amargó al Gimnasia de Maradona en el clásico de La Plata

0
0

El Pincha venció al Lobo por 1 a 0 en “El Bosque” con gol de Retegui.

En un partido parejo y cargado de tensión, Estudiantes logró hoy el triunfo 1-0 ante Gimnasia, en el Bosque, y confirmó su levantada en la Superliga, a la vez que dejó muy preocupado al rival, que se mantiene comprometido con el descenso.

El gol de Mateo Retegui en el complemento, tras asistencia de Gastón Fernández, volvió a dejarle en el clásico todo el festejo para el Pincha, que sumó su tercer éxito consecutivo en el campeonato, en la antesala de la reinaguración de su estadio.

Gimnasia llegaba entonado por la goleada conseguida en Rosario, pero la derrota le dio un baño de realidad y un freno a la euforia que se vivió en la previa y con la arenga de Diego Maradona. El Lobo no gana un clásico oficial desde el 2010 y sigue perdiendo oportunidades en su lucha por quedarse en la elite.

El Pincha tuvo vocación ofensiva desde el comienzo y al colombiano López como el arma más peligrosa, aunque Gimnasia desnudó falencias en la última línea rival cada vez que llegó frente a Andújar.

A los 16, después de un córner desde la derecha, Schunke la desvió apenas y le quedó a Guiffrey, quien disparó apenas afuera. Dos más tarde, García la tomó por izquierda y la tiró al área para que conecte de cabeza Contín y el esférico se fue muy cerca.

Luego, en un momento favorable para el dueño de casa, el paraguayo Ayala probó desde lejos y Andújar despejó por un costado.

En 39, Estudiantes contestó con una muy buena arremetida del uruguayo Castro por derecha, se metió al área y justo salvó el arquero Arias.

El partido comenzó con un leve dominio de Gimnasia en el segundo tiempo y antes de los diez minutos, Contín se perdió un gol increíble al conectar de manera defectuosa un envío desde la izquierda, estando de frente al arco y sin marca.

Estudiantes respondió de la mejor manera, porque rompió la paridad gracias a un derechazo letal de Retegui desde fuera del área, tras una asistencia de Fernández, en 11 minutos.

De inmediato, Andújar evitó el empate al sacar a puro reflejo un cabezazo de su propio compañero Sánchez, ante el asedio de Contín.

El Lobo fue un manojo de nervios y no tuvo la serenidad necesaria para llegar con claridad a posición de gol. Estudiantes, por su parte, se refugió y cuidó el resultado para festejar con el pitazo final un nuevo éxito en el clásico.

Comentários no Facebook