San Lorenzo volvió a festejar en un partidazo ante Lanús

0
2

El Ciclón lo dio vuelta en el segundo tiempo para imponerse por 4-3 en el Nuevo Gasómetro.

San Lorenzo de Almagro, todavía sin entrenador definido y con la Secretaría Técnica a cargo del equipo, venció hoy 4-3 como local a Lanús en un partidazo en el Nuevo Gasómetro.

Diego Rodríguez, un doblete de Adam Bareiro y otra conquista de Andrés Herrera le dieron la victoria al dueño de casa. Para Lanús convirtieron Ezequiel Muñoz y José Sand, este último por duplicado.

Lanús lleva cinco sin ganar y perdió la chance de finalizar el torneo en el tercer puesto.

Sin haber hecho mucho para merecerlo, pegó de entrada el local, porque Rodríguez, a los 14 minutos, le pegó como venía tras un despeje corto y, ayudado por un desvío en el camino, clavó un zurdazo junto al poste derecho.

Luego fue prácticamente todo de la visita. A los 20, Sebastián Torrico salvó ante un disparo de Alexandro Bernabei. Cinco minutos más tarde, Facundo Pérez remató alto desde una buena posición.

Solo volvió a llegar a los 34 San Lorenzo, con una buena asistencia de Ángel Romero para una mala definición de Julián Palacios.

Sobre el final de la etapa, a los 44 y tras un córner desde la izquierda, Muñoz se elevó más alto que el resto y empató con un cabezazo potente.

Aun quedaba tiempo para más en la etapa, porque en la última Torrico volvió a agigantar su figura para ahogarle el grito a Lautaro Valenti.

Una mano de Bruno Pittón a los 5 minutos del segundo período le dio la posibilidad a Sand de dar vuelta el encuentro de penal, y por lo sucedido hasta ese momento, era justo. Es más, a los 8 el goleador histórico granate pudo aumentar la ventaja, pero el travesaño le negó la conquista.

Pero no todo se define desde los merecimientos en el fútbol y a los 11 Bareiro cabeceó solo tras un tiro de esquina desde la derecha y le devolvió la paridad al tanteador.

El superhéroe de Lanús, Sand, recibió un buen pase filtrado del recientemente ingresado Fernando Belluschi y, a los 18, una vez más puso al frente a su equipo.

Si de un lado había un héroe, del otro estaba su antítesis. Porque Bareiro, muy cuestionado por los hinchas azulgranas y que nunca había marcado con esa camiseta, logró su doblete a los 24, aprovechando un rebote de Agustín Rossi tras un remate de Juan Ramírez. Más que el príncipe Adam, hoy fue He-Man.

El partido era una locura. Luis Zubeldía realizó cambios ofensivos para ir en busca de la victoria, y en la siguiente que tuvo el Ciclón facturó. Óscar Romero abrió con un delicioso pase para su hermano Ángel, quien de primera la metió al centro y Herrera le rompió el arco a Rossi.

A los 43, Rossi le sacó el quinto a Óscar Romero, quien había sacado un violento derechazo

Comentários no Facebook