¡Superclásico en semis! River eliminó a Cerro Porteño y jugara con Boca

0
3

Cerro Porteño igualó a un gol con River Plate y se despidió de la Copa Libertadores. La hinchada cumplió en las gradas pero un gran primer tiempo, comandado por Nelson Haedo Valdez, resultó insuficiente para evitar el superclásico argentino en semifinales. El Ciclón dijo adiós dejando todo, la afición lo reconoció.

 

River hizo valer el triunfo por 2-0 obtenido en Buenos Aires ante Cerro Porteño y accedió a las semifinales de la Copa Libertadores tras empatar esta noche 1-1 en Asunción. En esa instancia, el equipo de Marcelo Gallardo se medirá, una vez más, con Boca Juniors, su clásico rival.

Después de un primer tiempo con algunas dudas, no solo por el gol de Nelson Haedo Valdéz sino por el empuje del equipo local que conduce el argentino Miguel Ángel Russo, River logró acomodarse en el complemento.

Lo hizo después del empate de Nicolás De La Cruz, conquista que significó el golpe de gracia para un conjunto paraguayo que ya no tuvo respuestas en el estadio Nueva Olla, de la capital paraguaya.

Desconectado estuvo River en la primera mitad. Su rival le manejó la pelota e impuso su ritmo desde el inicio mismo del juego. La urgencia llevó al local a intentar imprimir un ritmo intenso y frenético, y en los primeros minutos lo logró.

Con mucha actitud, Cerro Porteño se adueñó de cada balón dividido. River, perdido, no logró hacer pie. Ignacio Fernández y Nicolás De La Cruz, con los problemas judiciales de la previa a cuestas, fueron intermitentes.

La cita fue en Barrio Obrero, específicamente en el estadio General Pablo Rojas, más conocido como La Nueva Olla. En el coliseo del pueblo, Cerro Porteño debía revertir el 2-0 encajado en Argentina frente a River Plate, el campeón vigente de la Copa Libertadores.

La previa tuvo varias etapas: desde el comentado uso del VAR a favor del Millonario, pasando por la situación judicial de Nicolás de la Cruz, la señalización del sector visitante con énfasis en la “B”, y las pulseritas con colores de Boca Juniors para la delegación visitante, entre otras cosas. La hinchada hizo su parte llenando cada sector del recinto deportivo más importante del país y organizando un recibimiento imponente.

El Ciclón arrancó un tanto desconcentrado ya que Juan Pablo Carrizo tuvo que intervenir en un avance prometedor de River Plate cuando solo pasaron segundos del inicio del encuentro. De a poco, el local comenzó a equilibrar el juego y a los 8’, rugió La Nueva Olla.

Joaquín Larrivey, tirado por el costado derecho, envió un centro preciso que Nelson Haedo se encargó de encender al máximo las gargantas de todos los cerristas al concretar el gol azulgrana. Los penales quedaban a un tanto, la clasificación directa a dos. El conjunto argentino buscó administrar el balón y lo consiguió en parte, generando peligro por las bandas que no supo finalizar bien.

Los dirigidos por Miguel Ángel Russo hicieron el desgaste y tuvieron a Haedo como el principal referente. A 10 minutos del final del primer tiempo, Cerro Porteño puso en zozobra a la defensa visitante mediante tiros de esquinas consecutivos que evidenciaron el nerviosismo rival. A esto se le sumó un tiro dentro del área de Federico Carrizo que fue tapado por Franco Armani.

Cerro Porteño manejó bien esos 45 minutos y el complementó lo arrancó pisando terreno adversario. Esto supuso adelantar sus líneas y así sufrió el tanto argentino. Un pase largo dejó bien posicionado a Matías Suárez quien le ganó en la carrera a Juan Camilo Saiz; J. Carrizo tapó el tiro de Suárez pero el rebote le quedó servido a De la Cruz. El hombre que se llevó la atención en la previa, sacó un zapatazo con el arco a disposición y sacudió las redes a los 51’.

Este tanto anuló la chance de la definición por penales y obligó al Ciclón a hacer tres más para poder avanzar. Además, significó un golpe fuerte a la ilusión azulgrana. River Plate creció en su juego y generó situaciones para dar otra estocada. Tanto Russo como Marcelo Gallardo recurrieron a los cambios.

Los argentinos monopolizaron la pelota, la reacción azulgrana no existió. Haedo, sin cómplices, no pudo llevar a cabo la remontada. Cerro Porteño se despidió en los cuartos, con un gran primer tiempo que fue insuficiente para impedir el superclásico argentino por las semifinales de esta edición de la Copa Libertadores.

Comentários no Facebook